MAYAS EN CUBA

Los Yucatecos, aunque comprados y forzados por contrato individual a trabajar por diez años, podían llevar a Cuba a su mujer para su cuidado y asistencia,también tenían acceso a su comida acostumbrada: maíz, tortilla, atole, chile, pozole y otros pequeños “privilegios” en la conversión de la familia a la esclavitud.

CUBA, 1991

Desde la conquista hay mayas en Cuba. La Habana fundada en 1515, era ya en 1532 la población más importante después de la capital que era Santiago de Cuba. El primer conquistador que se supone llegó al puerto de La Habana en 1508 fue el Capitán Sebastián de Ocampo:

“Diole el nombre de Puerto Carenas por haber carenado en él las dos naves que traía con un betún que encontró en el mismo puerto[…]que los naturales llaman chapapote” (en lengua taína). El autor cubano Sergio Valdez Bernal, escribió que uno de los primeros intercambios mercantiles entre los españoles residentes en Cuba y los colonizadores de Yucatán, consistió en llevar a Cuba indios a cambio de alimentos u otros objetos. Este intercambio trajo como consecuencia la creación del Barrio Campeche. Valdez Bernal también señala en diversos documentos que cuando se habla de “pueblos indígenas” en Cuba, estos eran básicamente de México; la población nativa de Cuba había prácticamente desaparecido.

“Desde 1564 se conocía el barrio de Campeche en La Habana que comprendía desde la Merced hasta Paula y se componía de chozas con miserables conucos y lanzas y era habitado por indios que venían de Campeche y fueron reducidos a policía en 1575 dandoseles un protector que lo fue Diego Diaz”.

Para mediados del siglo XVIII, se localizaron “un buen número de indios yucatecos” como fuerza de trabajo esclava en las fortificaciones de La Habana. Para esos años se habla, además de los “mecos” y “mecas” (utilizados en el servicio doméstico de las familias aristocráticas cubanas) de otros mexicanos a quienes decían “guachinangos”. Estos guachinangos que comenzaron a llegar desde 1635, eran presidiarios de méxico y se empleaban en importantes labores vinculadas con los astilleros, construcciones de las fortalezas, empedrados de calles y otros trabajos en la ciudad.

Los yucatecos, aunque comprados y forzados por contrato individual a trabajar por diez años, podían llevar a Cuba a su mujer para su cuidado y asistencia y también tenían acceso a su comida acostumbrada: maíz,tortilla, atole, chile, pozole y otros pequeños “privilegios” en la conversión de la familia a la esclavitud. Los mayas esclavizados no sólo trabajaban para los cubanos: González Navarro (1979) encontró evidencia de que en febrero de
1848 tuvo lugar la primera petición de un yucateco dueño de ingenio en Cuba para llevar indios mayas a trabajar en su plantación. Se trata de Simón Peón quien quería construir un ingenio servido exclusivamente por indios de Yucatán, ya que “la mejor de todas las razas es la indígena cuando es dirigida y gobernada por personas inteligentes”

En Cuba, los mexicanos y Yucatecos además del trabajo que realizaban, habían ido dejando huellas inmateriales de su presencia en la isla. El cronista De la Torre escribió: “se mejoró el estado de la moral pública estrechándose aún cada vez más el círculo en que aún campeaba la indecencia de las canciones unidas al baile, unas veces creación de las gentes mestizas del país, otras importadas por los presidiarios de Méjico, como el jarabe y algunas en que solo descollaba la lubricidad en la letra o
en el equívoco (De la Torre, 1857:115).Otra costumbre importada de México era la de tomar chocolate. De la Torre escribe que hacia “1804 empieza a generalizarse el café sustituyendo de a poco el chocolate”; la planta de café se promovió a partir de la inmigración de colonos franceses a la vecina Santo Domingo. Sin embargo, la costumbre de tomar chocolate siguió vigente por lo menos para los migrantes Yucatecos todavía a  mediados del siglo XIX. Hay presencia de yucatecos y mexicanos en Cuba comprobables a partir del siglo XVI ¿Pero no es plausible que hayan existido relaciones previas a la conquista? Hay algunas pistas. Fray Bartolomé de las Casas escribe que Colón en una de sus aventuras y huyendo de una tempestad entre 1502 o 1503 se acercó a una de las isletas cercanas a la isla de Jamaica “que los indios llaman Guanaja [y] llegó una canoa llena de indios, tan luenga como una galera, y de ocho pies de ancho; venía cargada de mercaderías del Occidente y debía ser, cierto, de tierra de Yucatán, porque está cerca de allí, obra de 30 leguas o poco más, traían en medio de la canoa un toldo de esteras, hechas de palma, que en la Nueva España llaman petates, dentro y bajo del cual venían sus mujeres e hijos y hacendejas mercaderías, sin que agua del cielo ni de la mar pudiese mojar cosa […] muchas mantas de algodón, muy pintadas […] Subastimento era pan de maíz y algunas raíces comestibles […] su vino era del mismo maíz que parecía cerveza.Venían en la canoa hasta 25 hombres” (De las Casas, 1986 II: 273-275) Palabras como maíz, huracán, barbacoa, cacique, hamaca, mamey, bejuco,coa y otras del vocabulario del español mexicano son de origen antillano, concretamente taínas, y de antiguo uso. En reciprocidad, palabras mexicanas de uso común en Cuba y consignadas por los primeros españoles como chapapote, jícama, papalote, cacao, tamal, apazote (por epazote) ¿no pueden haber sido aprendidas como parte de la lengua franca náhuatl en tiempos anteriores a los españoles y por ende ellos la encontraron vigentes en los vocabularios nativos?. Si los mayas históricos eran navegantes al igual que los taínos y caribes y hacían sus rondas comerciales costeando por la península es muy probable que tuvieran encuentro con los taínos. En conclusión, podemos afirmar que el intercambio comercial entre mayas, mexicanos y cubanos inicia en la américa prehispánica y se mantienen hasta el presente, enriqueciendo la cultura de cada país. 

Un artículo de Victoria Novelo.

Investigadora titular del CIESAS (Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropología Social) comisionada a la Universidad de Colima como directora del Centro Nacional de Capacitación y Diseño Artesanal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *