CENOTES: LA FUENTE DE VIDA NO ES ETERNA

“El término cenote denota cualquier espacio subterráneo con agua, la única condición es que esté abierto al exterior en algún grado. Incluye toda manifestación cárstica que alcance el nivel freático”

La palabra cenote viene del vocablo maya Ts’ono’ot o D’zonot, según la pronunciación y significa “caverna con depósito de agua”. El término cenote denota cualquier espacio subterráneo con agua que esté abierto al exterior en algún grado. Incluye toda manifestación cárstica que alcance el nivel freático.

El número aproximado de cenotes en la península es 10 mil y debido a que se seguirán formando cenotes nunca habrá un número definitivo. De acuerdo con la Quintana Roo Speleological Survey (QRSS) en el área de Tulum y la Riviera Maya hay más de 1,145 cenotes y 359 sistemas de cuevas o ríos subterráneos, 1,451.7 kilómetros de cuevas inundadas y 313.1 kilómetros de cuevas secas.

Tulum es la Meca de los cenotes y ríos subterráneos más largos del mundo, equivalentes al río Amazonas o al monte Everest. Los ríos subterráneos más lagos son Sac Aktun con 352,920 kilómetros y más de 226 cenotes, seguido de Ox Bel Ha con 270,173 kilómetros y más de 143 cenotes. Algunos cenotes abiertos al público que forman parte de estas cuevas inundadas son Gran Cenote, Dos Ojos, Casa Cenote, sólo por mencionar los más conocidos.

Te preguntarás ¿Cómo es esto posible?

Lo primero que tienes que saber es que la Península de Yucatán es una pequeña porción emergida de la gran plataforma continental de Yucatán que se encuentra bajo el mar y que separa al mar Caribe del Golfo de México. La península se formó bajo el mar durante más de 200 millones de años. Esta zona abarca tanto el territorio mexicano, el Petén guatemalteco y el norte de Belice. Es una gran planicie costera de rocas carbonatadas.

Las rocas carbonatadas se caracteriza por una porosidad alta. El agua de lluvia se infiltra y acumula en el subsuelo formando una lente de agua dulce delgada, la cual flota sobre una masa de agua de mar que penetra tierra adentro. El contacto entre ambas masas de agua, dulce y marina, forma una zona de mezcla o haloclina.

La lente de agua dulce constituye la única fuente de agua dulce en la Península de Yucatán, así que cuida el agua y ¡no tardes más de 5 minutos para bañarte!

El origen de los cenotes se debe al proceso combinado de disolución y colapso de la roca carbonatada… Y luego la formación de estalactitas y estalagmitas.

Cuando baja el nivel del agua subterránea deja una cavidad o cueva aérea tras de sí, donde secciones del techo se pueden desplomar por falta de soporte físico; formando una dolina o colapso, conocido localmente con el nombre maya castellanizado de “Cenote”. Todo empieza con el flujo del agua de lluvia cuando llega al manto subterráneo y el agua se mueve hacia el mar; se forma una gruta o bien un cenote tipo cántaro por derrumbe parcial del techo y luego un cenote tipo gruta lateral. El proceso avanza desde arriba por infiltración de la lluvia y desde abajo por circulación subterránea. Posteriormente, la totalidad del techo se derrumba dando lugar a un cenote cilíndrico; del cenote cilíndrico se puede generar un cenote tipo aguada por azolve y por hundimiento lento de la zona adyacente.

También influye el grado de porosidad y fracturas de la roca, así como el clima, la temperatura, la vegetación, la mezcla de agua dulce y salada y cuánto tiempo han actuado todos estos factores. El resultado es el desarrollo de cuevas y conductos, sistemas de drenaje subterráneo que conducen el agua del acuífero descargandola en el Mar Caribe en caletas como Xel Ha, Yalku, Tankah o Casa Cenote…

Es importante recordar bañarse antes de entrar al cenote para quitar el bloqueador solar y otros químicos cosméticos que afectan la calidad de agua de los cenotes. ¡La vida de los Cenotes está en tu piel!

Olmo Torres Talamante

M.C. Biólogo

CEO Razonatura

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *