OCTOPUS MAYA

El pulpo rojo u Octopus Maya es una especie endémica de México que habita las aguas desde la Isla del Carmen en Campeche, hasta Isla Mujeres en Quintana Roo.

Hasta hace muy poco se confundía con el Octopus Vulgaris, por tanto no se habían realizado estudios biológicos consistentes, ni se cuenta con un registro fósil. Desde los años 90’s se empezaron a realizar análisis de ADN con el fin de establecer la logenia y conocer algunos aspectos de su historia evolutiva. A partir de los resultados que se han generado al comparar los genes mitocondriales propuestos de O. maya con los de especies del género Octopus de todas las cuencas oceánicas del mundo fue posible conocer cuándo y dónde el pulpo O. maya tuvo su origen. De acuerdo con los resultados obtenidos es posible estimar que la radiación adaptativa de los pulpos de América comenzó hace aproximadamente 4 millones de años.

Si se pudiera regresar al pasado se observaría que Panamá era un “puente a medio construir” entre América del Norte y del Sur, por lo que en ese tiempo existía una corriente que conectaba las cuencas del Pací co y el Atlántico. Tal corriente se dividió en tres direcciones principales: una hacia California, otra hacia el Ecuador y una tercera hacia el Atlántico, influyendo en la distribución de las poblaciones de pulpos que habitaban esta zona. Según los datos, estas tres corrientes pudieron dar lugar a tres grupos de pulpos: los de California, O. bimaculatus y O. bimaculoides; el O. maya en el Atlántico; y el de los sudamericanos, entre los que se encuentran O. mimus y O. oculifer. La separación de especies fue producto del surgimiento del istmo de Panamá, lo que permitió los procesos de especiación del O. Maya.

La reproducción de O. maya es continua, con dos picos anuales de madurez y desove que ocurren, uno en primavera (de marzo a mayo) y otro de mayor intensidad en otoño (septiembre, octubre y noviembre). Las crías son de desarrollo directo, ya que al eclosionar poseen todas las características anatómicas y conductuales propias de un pulpo adulto e incluso responden a los estímulos de coloración, textura de piel, expulsión de la tinta; además de adoptar la vida en el fondo del mar casi de inmediato.

El Octopus maya es una especie con crecimiento rápido y ciclo de vida corto. El intervalo de longitud reportado es de 60 mm a 250 mm en un mes. La edad máxima se ha estimado en alrededor de 12 meses a 18 meses.

La pesca del O. Maya genera importantes beneficios económicos para la región, ya que provee 15.000 empleos y aproximadamente 27 millones de dólares en ganancias anuales. La Norma Oficial Mexicana establece veda para la pesca de las especies de pulpo O. maya y O. vulgaris en las aguas de jurisdicción federal de los litorales de los estados de Campeche, Yucatán y Quintana Roo, en el periodo comprendido del 16 de diciembre al 31 de julio de cada año.

La próxima vez que disfrutes de un pulpo zarandeado o de un ceviche de mariscos en la Península de Yucatán, recuerda que quizás estés degustando una especie endémica que debe ser respetada y protegida.

Emily Ruiz

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *