A piece of yellow semi opaque natural amber, classification color Bastard, has cracks inside. Polished, has a bead shape. Placed on dark stoned wood texture.

ÁMBAR & COPAL, ESENCIA ANCESTRAL.

EL ÁMBAR NO ES UN MINERAL, YA QUE PROCEDE DE LA RESINA ENDURECIDA Y FOSILIZADA DE ÁRBOLES PREHISTÓRICOS.

EL MILENARIO ÁMBAR

En México el ámbar se localiza en el municipio Simojovel de Allende, Chiapas. Tiene como particularidad ser el de mayor dureza del mundo, cualidad que le da un alto prestigio internacional como material para la talla y la escultura.

El color más habitual es el amarillo, amarillo claro, anaranjado y pardo. Su dureza y peso es bajo, por lo que suele ser quebradizo, además de flotar en el agua salada. En la antigua Grecia llamaban al ámbar “Electrón”, ya que emitía luz similar a la de la estrella Electra de la constelación de Tauro. El ámbar posee la capacidad de atraer trocitos de papel al frotarlo, esta propiedad dio lugar a la palabra “electricidad”.

Es un símbolo de felicidad y salud, quita emociones negativas y absorbe los síntomas dolorosos. Se usa como amuleto para la buena suerte.

PROPIEDADES DEL COPAL

El Copal es una resina del mismo origen que el Ámbar pero no está fosilizada. Las características físicas y ópticas no difieren mucho de las del Ámbar excepto que debido a su menor compactación, afecta su densidad y dureza. Su color varía según su procedencia y antigüedad, si bien puede provenir de árboles centenarios, también podemos obtener copal de árboles contemporáneos.

El copal es el nombre que reciben varias resinas aromáticas vegetales provenientes de diversos árboles. Es un elemento muy importante en la tradición médica y religiosa de Mesoamérica desde la época prehispánica, ya que el humo que desprende al quemarse era usado por las civilizaciones de esta zona como ofrenda a las deidades y como terapia para diferentes males físicos y espirituales.

Aún en la actualidad dichos usos son comunes dentro de la medicina tradicional. Incluso se lo usa para repeler mosquitos. La forma de uso tradicional del copal se realizaba a través del sahumerio, quemando la resina sobre brasas o carboncillos en una copalera, y recibiendo el humo que desprendía con el fin de purificarse y sentirse mejor, protegidos y bendecidos.

Se emplea frecuentemente en ceremonias para ofrendar y dar gracias, para proteger lugares y personas, limpiar estancias y eliminar cualquier tipo de negatividad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *