CHUKUM, HERENCIA VIVA

La mayor parte de las ciudades mayas se construyeron en la Península de Yucatán, una gran plataforma calcárea que emergió del mar hace más de 18 mil millones de años. La piedra caliza y sus derivados, como la cal, fueron los principales materiales de construcción utilizados para edificar tan magníficas ciudades.

Cuando vamos de visita a un sitio arqueológico en el área maya no deja de sorprendernos la monumentalidad de algunos edificios y la maestría de sus acabados. Las formas labradas en piedra o modeladas en argamasas de estuco, la pintura mural con colores y diseños únicos despiertan un interés por saber a qué tipo de materiales tenían acceso los antiguos mayas para construir.

La cal se usa generalmente en una mezcla o mortero, para lo cual hay que hacer una combinación de agua y agregados pétreos tales como arcillas, sascab, arenas, piedra triturada y aglutinantes de origen vegetal. Gracias a las investigaciones se ha comprobado el uso de aditivos orgánicos en las mezclas de cal, para la elaboración de los recubrimientos arquitectónicos de los edificios mayas.

Diego de Landa en su libro del siglo XVI Relaciones de las Cosas de Yucatán hace mención del uso de estos aditivos en las mezclas de cal, señalando que se usaban para bruñir los encalados y hacerlos más resistentes, refiere que “la cal se mezclaba con caldos obtenidos después de majar cortezas de ciertos árboles” (Landa, 1973: 129-130).

Una técnica similar, a la descrita anteriormente, se identifica durante los trabajos arqueológicos de la Carnegie Institution of Washington en Chichén Itzá a finales de la década de los veinte. Ahí, los maestros albañiles especificaron que para obtener estos extractos era necesario humectar las cortezas de un árbol llamado chukum en agua, por varios días. Una vez obtenida la solución de la corteza en agua la utilizaban para humectar los recubrimientos e impermeabilizar los edificios. Aplicaban el chukum compactando y puliendo el estuco, lo que permitía un acabado más pulido y resistente al agua.

Este tipo de conocimiento era común hasta hace unas décadas entre los albañiles mayas que trabajaban con cal. Desafortunadamente, el uso generalizado del cemento y la construcción, a gran escala, han hecho olvidar no sólo el uso de la cal sino también sus diferentes mezclas con materiales locales.

Por otro lado, en diversos estudios realizados a morteros de la época prehispánica, usados para realizar pintura mural y relieve modelados, se han podido identificar aditivos orgánicos en las mezclas de cal. Sin embargo, su identificación no es precisa, los análisis químicos especializados aún no han podido revelar con exactitud de qué tipo de plantas o árboles provienen dichos aditivos.

Durante los últimos años, los restauradores han experimentado con algunos aditivos orgánicos identificados por los albañiles mayas como alternativas para conservar y restaurar la pintura mural y los elementos modelados en estuco.

El chukum (Phitecolobium albicans, Havardia albicans) imagen D, chakaj (Buersera Simaruba) imagen B, jolol (Critonia quadrangularis) imagen C, y pixoy (Guzauma ulmifolia Lam) Imagen A, cambian las propiedades de las mezclas de cal. Al añadirle agua de estos árboles a los morteros se obtiene una mezcla más manejable, se incrementa la dureza del preparado y su blancura se matiza con un tono café rojizo.

El conocimiento de las técnicas originales adquirido a través del estudio de las fuentes históricas, y la experimentación así como el análisis de materiales nos permite entender mejor la tecnología antigua y sus diversas aplicaciones en la arquitectura. Por ejemplo, en Palenque, las representaciones modeladas en estuco, de los principales edificios, son retratos de reyes a cuerpo entero con delicados detalles como joyería y tocado; esto no hubiera podido realizarse sin el uso de aditivos orgánicos en las mezclas de cal.

En el mundo moderno, la disposición de materia prima y, en general, de recursos es mucho más amplia, por lo que se puede experimentar con otros productos para obtener las mismas características observadas en los morteros con aditivos orgánicos. Dichos productos utilizados durante tiempos prehispánicos, provienen de especies arbóreas de las selvas del área maya, especies cada vez más afectadas por la deforestación a causa del negocio inmobiliario.

Preparación de la mezcla del chukum con cal:

A) Obtención de la corteza chukum.

B) Proceso de maceración de las cortezas para la obtención del extracto.

C) Eliminación de restos vegetales de la solución del chukum.

D) Hidratación de cal química con extracto de chukum.

E) Apariencia de la mezcla de la cal con extracto de chukum.

F) Apariencia pasta de cal con extracto de Chukum.

Artículo por:

Claudia García Solís

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *