TEOTL, MEDITACIONES SÓNICAS

El tambor es la llama que mantiene viva una cultura.

La percusión nos hace recordar de donde venimos, habitar el ahora, regresar al origen, por eso el tambor ha estado vivo desde la primera noche del tiempo. Júpiter descubrió estas y otras potencialidades del ritmo y la vibración de forma intuitiva. Corría el año 95, el mar quejumbroso reclamaba con vehemencia las atrocidades de las pruebas nucleares realizadas por el CEP (Centro de Experimentación del Pacífico) y el CEA (Centro de Experimentación Nuclear) en la Polinesia francesa.

Edmundo, el mejor amigo de Júpiter, era apasionado de los instrumentos de percusión, sus manos repicaban día y noche sobre la piel de su tambor durante 5 días de convivencia celebración y festejo en Maruata, costa del pacífico mexicano. Al ver a una persona ahogarse se abalanzan al mar.

El oleaje atómico forzó a la multitud a unir sus manos en solidaria cadena humana para intentar sacar a los bañistas, lamentablemente, nada pudo contra la marejada que se tragaba la costa, la cadena humana y al mismo júpiter hasta las profundidades de la playa. Al salir del mar, el vacío. Edmundo nunca apareció, pero su legado sigue vivo en cada experiencia tribal sónica fomentada por Teotl (energía creadora) en Tulum.

Teotl es un proyecto de difusión cultural a través de sonidos, ritmos y frecuencias que nace en Tulum como síntesis de varias experiencias:

1)La primera de ellas es el séptimo festival Consejo de Visiones celebrado en Dos Palmas, este evento influyó de tal modo en la vida de Júpiter que se muda con su tambor y un par de flautas a las cuevas a convivir con las familias mayas. Así empiezan a tocar en estas y cumpleaños en un Tulum de playas vírgenes. A finales del año 1997 al ver la importancia de fomentar la cultura, Júpiter funda con algunos amigos el primer Centro Cultural de Tulum ubicado en lo que hoy en día es la zapatería Tres Hermanos. Se encargaba de impartir clases de artes marciales pues comparte su pasión por la percusión con el movimiento corporal, la práctica de Kung Fu y el Xilam, arte marcial mexicano (reconstrucción hecha por Marisela Ugalde de las artes de pelea Zapotecas, Mayas y Aztecas).

2) La segunda experiencia fundamental para la fundación de Teotl son los viajes por el centro de México en los cuales Júpiter conoce a Daniel Brower, fundador del Círculo de Sonido y precursor de las ceremonias de armonización a través de unos singulares instrumentos, cuencos de cuarzo.

3) La tercera experiencia para la realización de Teotl aparece en el año 2013. Tras años de viajar y fusionar diferentes instrumentos autóctonos y modernos, muchos de los cuales fueron creados por el mismo Júpiter como los huehuetl, spacedrums o flautas teponaztlis, el hijo pródigo regresa a Tulum. Después de años de experimentación, fabricación y búsqueda de instrumentos todos los esfuerzos cristalizan en Holistika, nicho donde se presentan cada miércoles desde hace 5 años.

Teotl tiene como objetivo principal ayudar a las personas a encontrar su ritmo y su armonía mediante la meditación sónica a la par de rescatar, promover y difundir los instrumentos de mesoamérica.

Ir a una sesión de meditación sónica es realizar una exploración en nosotros mismos a través de las frecuencias de los instrumentos sagrados. Hacer una inmersión en la memoria y transportarnos a ese Tulum que muchos no vivimos con fogatas y tambores a orilla de playa. Regresar a esa caverna en lo profundo de la selva sin electricidad y con la compañía de animales nativos cerca de los templos ancestrales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *